Ideas que funcionan: Horno Casaní

Ideas que funcionan: Horno Casaní

En pleno centro de Valencia, en la calle Jorge Juan número 41, al lado del mítico Mercado de Colón, podemos encontrar uno de los mejores obradores de la ciudad.

Salvador Casaní, quinta generación de una familia de artesanos panaderos/pasteleros que empezaron su andadura en el siglo XIX, inauguró este local en el año 1986. Desde entonces, no ha dejado de innovar y de crear productos, ideas y soluciones para adaptarse a las necesidades del exigente cliente que entra en su obrador, en busca del producto y la experiencia diez.

Así por ejemplo, en el año 2000,  entendió que el cliente además de comprar un sabroso pan, también quería tomar un café mientras degustaba un delicioso croissant de mantequilla fabricado en su obrador. Fue entonces cuando combinó el concepto obrador-artesano-cafetería, que tanto éxito ha tenido en los últimos años. Siguiendo este espíritu de innovación, Horno Casaní ha implantado en 2016, un sistema de pago automatizado para los clientes, de forma que ningún trabajador que despacha producto, tiene contacto alguno con dicho producto, dando una garantía adicional de higiene y seguridad alimentaria.

Dentro del obrador, podemos ver que reside el germen del éxito: panes fabricados  con masa madre, pastas tradicionales fabricadas de forma tradicional, bollería a base de mantequilla y aceite de oliva, donde podemos encontrar croissant o el fabuloso panetone. En definitiva, la clave está en dar un gran surtido y que todo esté fabricado por Horno Casaní, utilizando métodos tradicionales y materias primas de primera calidad.