Sabías que… El pan de centeno ayudó a legitimar el poder del apóstol Santiago?

Sabías que… El pan de centeno ayudó a legitimar el poder del apóstol Santiago?

SABÍAS QUE… EL PAN DE CENTENO AYUDÓ A LEGITIMAR EL PODER DEL APÓSTOL SANTIAGO?

Durante la Edad Media, en pleno auge del Camino de Santiago, acudían en peregrinación a Compostela muchísimos habitantes del norte y el centro de Europa, atacados por el llamado “fuego de San Antonio”. Se creía que esta enfermedad era un castigo divino ya que provocaba alucinaciones, convulsiones, fuertes dolores abdominales y, sobre todo, una sensación de quemazón fuerte que casi siempre terminaba en gangrena.
Al peregrinar, los enfermos mejoraban. Al llegar ante el Apóstol, estaban totalmente curados. Pero al regresar a casa pasado el tiempo, volvían a enfermar, volvían a peregrinar y sanaban nuevamente.
Hoy en día se sabe que el “fuego de San Antonio” es una enfermedad vascular, conocida actualmente como ergotismo, que se contrae al ingerir de manera habitual alimentos contaminados con toxinas producidas por hongos parásitos que se hallan fundamentalmente en el centeno. Los pueblos de norte y centro Europa tenían como base de su dieta el pan de centeno. Al recorrer el Camino de Santiago, su dieta cambiaba (en la Europa meridional la base de la alimentación era el pan a base de trigo), por lo que iban sanando paulatinamente.